Roberto Giordano
WWW.ROBERTOGIORDANO.COM
(+54 11) 4821-3332
RGONLINE@ROBERTOGIORDANO.COM  Link Facebook Link Twitter
Desfiles

Bariloche

Cataratas

Peninsula de Valdez

Punta del Este 2007

Punta del Este 2006


Historia

Todo comenzó en 1982, cuando Giordano disfrutaba de otro atardecer en Punta del Este, Uruguay, junto a su amiga Mercedes Robirosa, allí pensó por primera vez en la idea de organizar un desfile para difundir sus peinados y promocionar su empresa.

El primer desfile fue en el Club de Lago, acondicionado con sillas y alfombras alrededor de la pileta. Hubo mil invitados y como telón de fondo, un audiovisual con imágenes parisinas. A partir de 1983, Teté Coustarot fué su co-anfitriona.

En los primeros años, la convocatoria fue en los jardines de su "maison" de la calle 18 entre 28 y 29, en la Península. Se trataba de un encuentro familiar, casi íntimo. El entonces intendente Domingo Burgueño, ponía la seguridad y la infraestructura, éste quería evitar que la gran fiesta de Giordano se trasladase a otra ciudad.

El desfile del '87 resultó otra gran velada del coiffeur en la península. Había que inaugurar el salón grande de la peluquería y Giordano se había decidido a "tirar la casa por la ventana".

Andrea Frigerio y Elena Fortabat protagonizaron uno de los desfiles más divertidos de la serie. Aún no eran épocas de transmisiones televisivas, era un evento para elegidos. El peluquero buscaba ideas por todo el mundo. "Siempre viajé y asistí a musicales y a la ópera en busca de inspiración. Sigo desde siempre las colecciones de París." "Soy el creador de los desfiles para toda la familia", se enorgullece Giordano. Su visión empresarial logró encontrar un recurso para atraer a personajes famosos. En el año '88 fue la primera vez que incluyó pasadas infantiles. Desde entonces comenzó a convocar a hijos y nietos de amigos e invitados a subir a la pasarela para modelar. Ese mismo año, Giordano contrató una grúa de donde bajó la escultural Karina Laskarin, una top model que hizo historia por aquellos años. El público aplaudía en el colmo del entusiasmo, mientras el viento sacudía el rubio ensortijado de Laskarin. Los jardines de la peluquería ya empezaban a quedar chicos para los desfiles que no dejaban de crecer. Los ochenta se terminaban y Giordano se había dado cuenta de por donde pasaba el éxito. "Les muestro moda a las mujeres y piel a los hombres", confesó. El salón en Punta ya no alcanzaba. Por primera vez, la intendencia de Maldonado le permitió llevar su show de peinados, diseños y tendencias, a la calle. Más de tres mil personas vivieron París en Punta del Este. El espectáculo volvió a superar todas las expectativas. Giordano agasajó a los invitados vip con un buffet descomunal, con quesos traídos de Francia especialmente y muchísimo champagne. El broche de oro llegó con todas las modelos sobre la pasarela, cientos de globos lanzados desde los balcones de la peluquería y fuegos artificiales.

La década de los 90 encontró a los desfiles de Giordano en Punta del Este en el pico de su popularidad. Los veraneantes llegados ese año a las playas esteñas, agendaban el gran día del desfile. Desde ese entonces, las invitaciones se reservan con anticipación. La temporada '90 del peinado y la moda se había convertido ya, en la fiesta de todos. Ambientada con música de Héctor Suasnábar y con el mar como telón de fondo, las caras famosas se arracimaban en las plateas. La estrella de la noche fue Karina Rabolini, que por primera vez presentó y exhibió sobre pasarela su línea de ropa interior.

Apenas un mes y medio atrás, a Giordano le habían hecho tres by pass, pero por nada del mundo suspendería el mega evento. El clímax de la noche llegó cuando de un enorme paquete de regalo surgió, infartante, la mannequin francesa Dehanne. Su presencia anticipó el aluvión de invitados del extranjero, que en el futuro pondrían más brillo al acontecimiento. "Me estaba recuperando de la operación. Pero como soy nacido bajo el signo de Aries, las adversidades no alcanzaban para hacerme abandonar lo que me propongo. Recuerdo cuando Susana Gimenez me ayudó a subir al escenario, fue emocionante", rememora Giordano. Las fiestas de la moda de Roberto Giordano crecían en espectacularidad y audacia. Fiel a la tradición inaugurada el año anterior, el coiffeur convocó a la princesa Ana de Borbón como invitada especial, quien trajo la colección de "Balenciaga". Deborah de Corral pasaba un strapless cuando sufrió un accidente que le costó más de un dolor de cabeza a Giordano. Hoy lo recuerda así: "Deborah llevaba un top muy insinuante. Caminaba sobre la pasarela contoneándose sin parar. Así fue que en un momento, el top que llevaba se corrió de lugar y dejó al aire uno de sus pechos. Al otro día la prensa tradicional se me tiró en contra y eso me afectó mucho. Llegué a pensar que el esfuerzo para hacer todo esto no valía la pena". El tiempo atemperó sus ánimos cuando las transparencias, los cuerpos pintados y el topless llegaron para nunca irse. '91. Se anunciaba lluvia pero la noche se llenó de estrellas. De Europa llegó Hilde Jonson, una verdadera diosa. Quien luego resultó la más bella fue Nicole Neuman, convirtiéndose en la revelación del año, inaugurando el boom de las lolitas. Con look de femme fatale e ingenua capelina, la aparición en el desfile le costó a Giordano duras críticas por parte de entidades religiosas. El desfile ya era un clásico que generaba las tendencias que las argentinas respetaban sin dudar.

´95. Un año trascendente. El Desfile del Peinado y la Moda se puso más Internacional que nunca. Desde Los Angeles llegaron Bo Derek, la chica diez, y la modelo Jennifer Driver, ex – pareja del cantante de rock Axl Rose. En la pasarela Deborah de Corral siguió impactando con remeras hiper cortas. El megaevento de Giordano se había ganado un lugar en la televisión y se impuso como el programa más visto del verano. "Fue una razón para que creciéramos cada día más. Empezamos a concebir el desfile como un show para millones", argumenta el peinador.

Al año siguiente, la demanda de entradas superó los cálculos. Para conformar a todos montaron dos desfiles. Diez mil personas asistieron al desfile. De afuera llegaron Geraldine Chaplin y Margaux Hemingway. Fue el año de las transparencias, los trajes de baño super-sexies y la ropa de cuero.

Fue para el desfile del 98, cuando la inversión alcanzó los 500 mil dólares. También fue el mayor año de convocatoria de modelos y de invitados vip. Giordano dejó la calle y se llevó su desfile al Conrad Hilton Hotel.
Ornella Mutti y Christopher Lambert fueron los invitados de lujo. A las transparencias y la bijouterie transformada en atuendos se incorporaron los espectaculares trabajos de Rogelio Polesello que pintó sobre la piel de las modelos. Vestida de novia, Valeria Mazza arrojó una rosa a Alejandro Gravier, con lo que quedó formalizado el anuncio de su casamiento en mayo.

Con la entrada al nuevo milenio le siguieron los cambios y el crecimiento a los Mega Shows del peinado y la moda. Punta del Este y Pinamar quedaron instalados en el calendario de los veraneantes y pasaron a ser un hito al que nadie quiere faltar. Pero a Giordano no le alcanzó y quiso, por medio de los desfiles, mostrar "la argentina al mundo". Con la ayuda de la Secretaría de Turismo de la Nación dio el primer paso y eligió a Bariloche como primera sede de lo que después sería una cabalgata sin retorno. Le siguieron el Glaciar Perito Moreno, Cataratas del Iguazú, Península Valdés y el LUNA PARK en Capital Federal y cruzando fronteras se agregaron Chile y Bolivia.

Con sus especiales en Telefe, decidió hacer de estos eventos un gesto solidario para lo cual hoy sus desfiles no sólo son un aporte a la moda y el peinado sino que también se focalizan en la ayuda comunitaria.


Copyright © 2017 Roberto Giordano ~ Todos los derechos reservados
Guemes 3553 - C1058AAK - Ciudad Autonoma de Buenos Aires
Tel/Fax : +54-11-4824-2045 / 4821-3332
E-mail : rgonline@robertogiordano.com
Desarrollada por WEBTOM